~
Editorial

La Resiliencia

Este año que pasó nos ha expuesto a una experiencia extrema, que trastocó todos nuestros planes y nuestras rutinas, tanto las personales como las institucionales.

Flecha abajo
Ventanal con bancos y sillas vacios

Primero la sorpresa, luego, el desconcierto. ¿Cómo posicionar a una institución tan territorial, tan imbricada con el funcionamiento cotidiano del Colegio como la Cooperadora, en esta nueva realidad, con el Colegio cerrado, y con difícil contacto con los distintos actores de nuestra comunidad?


¿Cuánto duraría el cierre? ¿Cómo impactaría en nuestras familias el mazazo económico? ¿Cómo enterarnos y cómo llegar a ellas? Y entre ellas, nuestros becados, ya de por si el sector más vulnerable, ¿cómo saber si contarían con las herramientas para atravesar esta situación?


¿Cómo afrontaría el Colegio el pase a la virtualidad? ¿Estaría preparado técnicamente para para semejante transformación?


¿Y los chicos y chicas? ¿Cómo saber si necesitarían alguna ayuda? ¿Estaban preparados para asumir las clases a través del campus virtual? ¿Y qué consecuencias traería el aislamiento y la soledad? ¿Y los profes?


Navegando a través de tanta incertidumbre, nos aferramos a nuestros valores, y reflexionamos sobre ellos: el servicio a nuestra comunidad, el tratar de entender por dónde pasarían las mayores necesidades y estar allí presentes.Y conversamos con la mayor cantidad de actores posibles de la comunidad: las familias, las autoridades, los alumnos, los graduados, los profesores, la administración.

A todos les dejamos en claro que contaban con la Cooperadora para lo que fuera necesario.

Así empezamos a dibujar un nuevo mapa.
Una nueva hoja de ruta.

Primero contactamos a nuestros becados. Por suerte ya habíamos implementado la bancarización de las becas, y pudimos resolver la ayuda rápidamente, atendiendo casos especiales.


Estuvimos cerca del equipo de tecnología del Colegio y resolvimos junto a ellos necesidades de infraestructura para que funcionara el Campus Virtual. Invertimos en fibra óptica y equipamiento para salas de datos.


Contactamos a las familias y supimos de estudiantes con dificultades para acceder al Campus por falta de herramientas básicas, computadoras, conectividad. Ideamos junto al departamento de Graduados una agresiva campaña de donación de netbooks, que nos permitió recolectar más de 150 equipos. El Colegio los distribuyó a través de su Departamento de Relación con la Comunidad.

Publicidad Ancho de Columna

Decidimos invertir el dinero que no se gastaría en insumos en los gabinetes y laboratorios para hacer allí mismo obras de mantenimiento largamente esperadas, que se ejecutarán cuando las condiciones de acceso al Colegio lo permitan.


Pensamos en una actividad para ofrecer a los estudiantes, y surgió el concurso de video, en el cual los chicos y chicas pudieron expresar sus ansiedades, sueños y angustias, dejando un testimonio de época valiosísimo. Nos acompañaron figuras del cine que participaron como conferencistas y jurados. La repercusión fue enorme. Más de 30000 accesos a los videos en Instagram.


No pudimos hacer nuestra tradicional bienvenida a las familias de 1er año en el Campo de Deportes, pero las convocamos a un encuentro virtual y se acercaron casi 100 padres y madres, muchos de ellos se han sumado al equipo de la Cooperadora.

Ventana del Colegio Chica en arco de una puerta Entrada del Colegio

Con estas actividades comprendimos que esta nueva realidad de la virtualidad tenía otras pautas y que nos podría permitir llegar más lejos.


Y fuimos más allá, y pensamos en un plan de innovación tecnológica en el Colegio para capitalizar las enseñanzas de esta experiencia.


Y también pensamos una nueva forma de pagar las cuotas sociales, para que más gente pueda ser parte. Pensamos e ideamos nuevas maneras de acercarnos a las familias, como esta revista digital, que hoy inauguramos.


Como todos, tuvimos que reinventarnos para salir adelante. Lo que no cambiará es nuestro compromiso con los estudiantes, con los docentes, con las familias, con el Colegio y la educación de calidad.


Ojalá pronto podamos reencontrarnos en nuestras reuniones de Comisión Directiva, los segundos lunes de cada mes a las 18 hs, en nuestra sala del Hall de Bolivar.


Los saluda,


Comisión Directiva
Asoc. Cooperadora Amadeo Jacques

~